¿Qué son las llagas o aftas bucales? ¿Pueden tenerlas los niños?

Las aftas bucales son pequeñas “heridas”, llagas circulares de color blanquecino o amarillento, que aparecen en las mucosas bucales, especialmente en la zona interna de labios y mejillas. Su nombre científico es estomatitits aftosa, e incluso puede presentarse con fiebre, faringitis e inflamación de los ganglios del cuello.

Se trata de una afección dolorosa que puede durar entre unos días y hasta un mes. Al ser dolorosas llegan a afectar al comer y ser molestas hasta para hablar; por lo que el niño puede sentirse más doloroso, irritable…

En ocasiones las aftas orales son uno de los primeros signos de infecciones virales, como pueda ser el virus del boca-mano-pie o del sarampión. Se cree que ocurren como una respuesta exagerada a cualquier estímulo, en un momento en el que el sistema inmune se encuentra en desequilibrio. Algunos ejemplos de esto son las  alteraciones hormonales, infecciones líricas o bacterianas, traumas locales, factores emocionales, etc.

Tienen un fuerte componente genético y suelen ser indicativas de una bajada de defensas.

¿Cómo tratar las aftas bucales en niños?

Por los general las aftas o llagas bucales leves suelen curar solas en una o dos semanas. Pero las de mayor tamaño pueden afectar significativamente a la vida diaria del niño, como ya hemos adelantado. En estos casos, es recomendable acudir al odontopediatra, para que valore la situación e indique un tratamiento que irá dirigido a aliviar el dolor y favorecer la cicatrización.

Indicaciones en caso de tener llagas bucales:

  • Evitar alimentos que puedan irritar las mucosas como serían los alimentos salados, muy calientes, picantes o cítricos.
  • Analgésicos orales.
  • Enjuagues o aplicaciones de gel de clorhexidina.
  • Enjuagues con Dexametasona.
  • Pomadas analgésicas.
  • Geles de aloe vera o ácido hialurónico.

Si bien cada caso es diferente, y en muchos casos puede ser necesario estudiar la causa que genera las llagas bucales, en particular cuando estas se presentan de forma reiterada, el tratamiento es importante que el odontopediatra lo decida en función de varios factores.

Puedes llamarnos o ponerte en contacto con nosotros para que podamos ayudarte a valorar el caso del niño.