¿Qué es y por qué sucede la hipermineralización incisivo molar?

Uno de los principales motivos por los que aparece la hipermineralización incisivo molar se refiere a una serie de fenómenos que influyen en la calcificación del esmalte; un proceso que tiene lugar desde antes del nacimiento hasta los 4 años. Lo que sucede es una alteración de la amelogénesis -proceso de formación del esmalte- que supone una alteración de la calidad pero no de la cantidad del esmalte. Ello aumenta el riesgo de caries y rápida progresión de las mismas.

La detección de la hipermineralización incisivo molar se produce tras la aparición de manchas opacas de color blanquecino, amarillo o marrón en la superficie del esmalte; teniendo en cuenta que la coloración está directamente relacionada con la gravedad de la alteración dental.

Las lesiones de tonos marrones son más porosas y ocupan todo el espesor del esmalte mientras que las de color blanquecino se localizan en el interior. En casos extremos se produce una desintegración posteruptiva del esmalte que da la sensación de que ese esmalte no se hubiese formado.

Una característica propia de este problema es su asimetría. Así una pieza dental puede estar severamente afectada en una parte, mientras en otras está sana o tiene una leve alteración. Lo más frecuente es la afectación conjunta de molares e incisivos permanentes aunque por lo general los defectos de los incisivos son más leves que los de los molares.

Hablamos de una enfermedad que se agrava con el tiempo.

Consecuencias de la hipermineralización incisivo molar

  • Hipersensibilidad dental: es común que estos molares presenten hipersensibilidad dentinaria, estímulos que no se consideran dolorosos pueden llegar a causar un dolor agudo en estos pacientes. Esta hipersensibilidad se debe a la penetración de bacterias a través de las porosidades del esmalte que genera una reacción inflamatoria crónica lo que conlleva una dificultad para conseguir una correcta anestesia.
  • Caries: los molares presentan mayor tendencia al desarrollo y progresión de la caries.
  • Fracaso de las restauraciones: la morfología alterada de este esmalte conlleva con frecuencia a un fracaso del sellado marginal de las obturaciones por lo que los molares hipomineralizados suelen requerir múltiples repeticiones de los tratamientos.

Prevención y tratamiento de la hipermineralización incisivo molar

Las visitas periódicas al dentista son la mejor prevención, en cuanto permiten realizar un diagnóstico precoz de esta alteración. La mejor edad para la primera evaluación de la existencia o no de una hipermineralización incisivo molar es sobre los 8 años, ya que a esta edad los niños presentan los primeros molares e incisivos permanentes.

El tratamiento de esta lesión debe realizarse tanto en la clínica como en el domicilio del paciente, por lo que requiere de su implicación y compromiso:

En su casa, el paciente debe realizar una rigurosa higiene bucodental con dentífricos que contengan flúor, el uso de colutorio con flúor al menos una vez al día, y controlar su dieta, especialmente la ingesta de azúcares.

En la clínica dental, el dentista sellará las fosas y fisuras y, comenzará cuanto antes con el proceso de remineralización de la pieza dental y desensibilización. Logrados estos pasos se realizará la restauración para evitar la progresión y destrucción del esmalte.

En Centro Dental Lucía Diéguez, en Ourense, cada vez nos encontramos con más pacientes con hipomineralización incisivo molar, por lo que supone todo un reto en las consultas de lo odontopediatras, tanto por la dificultad del tratamiento como por la necesaria colaboración de los niños.