Cuanto más te beses, mejor será tu salud oral

Si eres seguidor o seguidora de los canales de Clínica Dental Lucía Diéguez, en Ourense, seguro que alguna vez habrás leído que la saliva contiene sustancias que combaten a las bacterias, virus y hongos que provocan enfermedades orales. Teniendo esto en cuenta y que cuando besamos se activan las glándulas salivales y el flujo de saliva se incementa, los besos son tremendamente positivos para nuestra salud bucal.

Sabíamos que los besos tenían un efecto antidepresivo, incrementa los nievles de dopamina, oxitocina, sertonina…; nos hacen sentir mejor, aumentan nuestra autoestima, reducen el dolor. Un gesto tan sencillo, es tan beneficioso que hasta recude los niveles de presión arterial. Por tanto, besarse: un fármaco perfecto para la salud física y emocional

Besos para mejorar la salud oral

  • Combaten la caries dental. Con los besos aumenta la producción de saliva y, por lo tanto la cantidad de sales minerales, proteínas y electrolitos que posee. La saliva es un “desinfectante” natural que elimina los ácidos que provocan erosión dental. Además, las sales minerales que la acompañan ayudan en la reconstrucción del esmalte de los dientes, algo importantísimo para evitar la temida caries.
  • Reducen el dolor. Al besar se liberan endocrinas y  se dilatan los vasos sanguíneos. Gracias a esto controlamos el dolor bucal ( y otras dolencias en cualquier parte del cuerpo).
  • Protegen contra las infecciones. Cuando besamos provocamos secreciones hormonales, es entonces cuando el cuerpo crea anticuerpos para combatir las bacterias ajenas a nosotros, y procedentes de la saliva del otro, de tal forma que contribuyen a aumentar las defensas naturales y a estimular el sistema inmunoló
  • Disminuyen el estrés, la tensión y la ansiedad y, por tanto, todas sus manifestaciones en la boca. Son varias las enfermedades periodontales derivadas del estrés, la tensión y la ansiedad. De este modo, los besos podrían reducir la aparición de úlceras, como aftas o vesículas, herpes,  e incluso la gingivitis y el bruxismo.

Prevención y precaución: los mejores besos están en las bocas sanas

Pero ojo, no podemos pensar solo en el poder curativo de los besos. Ese poder es real si se dan entre bocas sanas. Así que para recibir y dar besos saludables no podemos olvidar seguir unas rutinas de higiene bucodental diarias, así como acudir periódicamente a nuestro dentista.

Recuerda que hay enfermedades que se transmiten a través de la boca y/o saliva; con lo que si queremos beneficiarnos de todas las ventajas de dar besos, mejor apasionados, es mejor tener una buena salud bucodental.