Tic para cuidar tu higiene bucal si llevas ortodoncia fija

Una perfecta higiene bucal es la pieza angular de la salud bucodental. Pero la higiene bucal se vuelve todavía más relevante durante los tratamientos de ortodoncia, especialmente en la ortodoncia con brackets u ortodoncia fija.

Pasados entre 10 y 15 minutos tras la ingesta de alimentos siempre debemos cepillar los dientes al menHigiene Bucal con Ortodonciaos durante 3 minutos. El cepillado debe realizarse en dirección vertical, no horizontal, y siempre  desde la encía al diente, insistiendo en la zona de la encía y del bracket.

Aunque existen cepillos especiales  para su uso durante tratamientos de ortodoncia con brackets, un cepillo normal, si se siguen los pasos adecuados para un buen cepillado, es suficiente. Lo único que hay que tener en cuenta es que sea de dureza media y que durante los tratamientos de ortodoncia con brackets los cepillos
se estropean más de lo normal debido al contact
o de los brackets con las cerdas del cepillo, por lo que debe cambiarse con más frecuencia.

Uso de cepillos interproximales en ortodonciaPara completar la higiene bucal no hay que olvidar el uso del colutorio bucal y de seda dental o cepillos interproximales, a los cuales hace unos días dedicábamos un artículo en este blog. Se recomienda el uso de los cepillos interproximales al menos una vez al día, preferiblemente por la noche.

Molestias puntuales en los tratamientos de ortodoncia con brackets

Al principio del tratamiento, los brackets son un elemento extraño en la boca, por lo que es posible sufrir alguna rozadura en los labios o la carCera de ortodonciaa interna de las mejillas. En estos casos, y siempre que alguna parte del aparato sea molesta, el paciente debe comunicárselo a su ortodoncista, quien le ofrecerá una cera especial para recubrir esa parte que le molesta hasta que se acostumbre. Se trata de molestias puntuales.

Los primeros días de un tratamiento de ortodoncia con brackets es recomendable tomar alimentos blandos, no comer bocadillos o fruta a mordiscos, y tampoco alimentos muy pegajosos. Por supuesto, que la ortodoncia es una buena aliada para acabar con hábitos como el mordisquear los bolígrafos o morderse las uñas.

A medida que el tratamiento avanza y los dientes empiezan a moverse a su posición ideal, el paciente puede sentir alguna tensión leve en los dientes. Se trata de una molestia normal, pero si persiste lo mejor es llamar al ortodoncista, para que
revise el estado del tratamiento y te indique qué debes hacer para terminar con esa molestia.

Desde Centro Dental Lucía Diéguez es que los tratamientos de ortodoncia pueden provocar molestias, pero nunca dolor.