Higiene bucodental ayuda a cuidar tu cerebro y tu corazón 

¿Cuántas veces te cepillas los dientes a lo largo del día? ¿Usas el dentífrico adecuado a las necesidades de tu boca? ¿ Usas adecuadamente la seda dental y terminas tu rutina con un colutorio? Párate un segundo y piensa sobre estas cuestiones. Hacerlo y cambiar tus hábitos de higiene bucodental si estás fallando en algo, pueden ser beneficiosos para la salud de tu corazón y tu cerebro.

La boca es una zona cuyo ambiente favorece la aparición bacteriana, además de condiciones como el agua, la temperatura, el ph y los nutrientes que favorecen su asentamiento. La gran mayoría de estas bacterias son beneficiosas y actúan para evitar el crecimiento de las bacterias patógenas, pero la cantidad de estas últimas dependerá de las condiciones de salud del individuo y del índice de placa bacteriana. Es decir, si la higiene bucodental es deficiente se favorecerá el crecimiento de bacterias patógenas, afectando al estado de salud. Y mantener bacterias patógenas en la boca significa un mayor riesgo de aparición de enfermedades periodontales como la enfermedad de las encías, gingivitis o piorrea, las cuales están directamente relacionadas con enfermedades graves que pueden incluso ser motivo de fallecimiento  como el ictus, las enfermedades cardiovasculares, el cáncer u otras como la diabetes.  Por tanto, una forma de prevenir estas enfermedades es también a través del cuidado de la salud bucodental.

Una adecuada higiene bucodental y acudir de forma periódica a revisiones con el dentista pueden ayudar a prevenir enfermedades graves

Rutinas de higiene bucodentalHigiene Bucal -

  • Cepilla los dientes al menos tres veces al día, durante 3 minutos cada vez. Acude a tu dentista o higienista dental para que te enseñe a cepillarte los dientes con una técnica adecuada.
  • Usa seda dental al menos una vez al día
  • No olvides limpiar tu lengua
  • Termina usando enjuague bucal
  • Acude al menos una vez al año a revisión a tu clínica dental

Para elegir la pasta dentífrica y el colutorio más adecuados, la mejor opción es siempre que consultes con tu dentista. El conoce mejor que nadie las necesidades de tu boca, por lo que te aconsejará los productos más adecuados para ti.