Flúor para prevenir la caries infantil

Todos sabemos la importancia del flúor en la prevención de caries dental. Gracias a sus propiedades el esmalte dental se endurece proporcionándonos una mayor defensa ante los ácidos que genera la placa bacteriana y que se acumula con mayor facilidad entre los dientes y en la cara interior de los dientes cuando la higiene bucal no es la adecuada.

Por tanto, el flúor, un mineral que podemos encontrar en el agua, en los vegetales, en las rocas volcánicas, que es exactamente de donde se extrae para para emplearlo en la prevención de la caries dental, es un factor clave en la prevención de esta alteración bucodental. Es por ello que en muchos países se le agrega al agua la cantidad necesaria para que colabore como agente preventivo. Si bien también existe el caso contrario; poblaciones donde hay un exceso de flúor en las aguas, e incluso hasta en alguna medida llega a ser perjudicial, formando lo que se llama fluorosis dental.

Dentífricos, colutorios y suplementos orales con flúor contra la caries en niños

  • Dentífricos fluorados: en la actualidad en el mercado encontramos infinidad de pastas dentífricas con diferentes proporciones de flúor. En menores de dos años es recomendable cepillar los dientes simplemente con agua o con un dentífrico sin flúor. En niños de entre 2 y 6 años el dentífrico debe contener menos de 500 ppm. Y la pasta dental más recomendada para adolescentes hasta los 14 años debería tener entre 1.000 y 1.500 ppm. También es importante tener en cuenta la cantidad de dentífrico que depositamos en el cepillo. No es necesario llenarlo, es suficiente con una cantidad equivalente a un garbanzo.
  • Colutorios con flúor: Los odontopediatras recomiendan el uso de colutorios bucales con flúor a partir de los 6 años de edad. Hay que tener en cuenta la concentración de este mineral para determinar si se debe usar a diario o bien una vez por semana. La cantidad diaria recomendada no debe de superar el 0,05% de flúor. Por supuesto no debe ingerirse, debe enjuagarse la boca durante 30-60 segundos y escupirlo. El niño no deber´beber agua ni ingerir alimentos hasta transcurrida al menos media hora después.
  • Geles con flúor: presentan una elevada concentración de flúor y, por tanto, solo deben ser aplicados por el odontopediatra.
  • Suplementos orales: deben ser recomendados bien por el odontopediatra o por el pediatra. Existen presentaciones en gotas o comprimidos.

Aunque se tomen las cantidades necesarias de flúor, el elemento esencial para una boca sana y una sonrisa bonita es el cepillo de dientes